jueves, 28 de abril de 2016

C1. DILEMAS DEL ARTE POPULAR



Por: Elkin Bolaño Vásquez
Coordinador Salón de arte popular

Desde la creación del Salón de arte popular comenzaron a plantearse una serie de dilemas a los que se ha intentado dar alguna solución. No obstante, algunos han logrado claridades sustanciales, mientras que otros permanecen inamovibles. El primero y más evidente de estos dilemas  es el establecer la diferenciación entre el arte popular y el arte académico. Pero a pesar del esfuerzo teórico por una definición adecuada, persiste la inquietud de cuáles deben ser los espacios diferenciados en donde conviene presentar por separado ambas formas de arte. Esto involucra las fortalezas y falencias que la infraestructura cultural tiene, en relación con los mecanismos de distribución de los bienes culturales. Situación que está más allá de las posibilidades de la Fundación BAT.

Otro aspecto que resalta permanentemente es la idea de un arte puro, como producto exclusivo del artista. Idea que menoscaba el valor y la influencia que tienen las dinámicas sociales y culturales en la producción del mismo. Tal idealización ha distanciado el arte de las mayorías demográficas, convirtiéndose en un saber distante que poco importa para el buen llevar de la vida diaria. Situación que evidencia, la cada vez más precaria inversión en el mejoramiento y ampliación de la infraestructura cultural, debido a que no se justifica subvencionar bienes culturales que sólo interesan a las élites sociales.

También se insiste en las limitaciones creativas de los artistas empíricos, como si la creatividad fuera un patrimonio exclusivo de la educación profesional. Sin embargo, en doce años de trayectoria del Salón de arte popular, se acumularon todas las pruebas posibles para evaporar tal punto de vista. En este sentido, este certamen encontró que los ejes temáticos propuestos han atraído beneficios en dos aspectos: 1. Reivindica la importancia que tiene el arte en las dinámicas sociales, debido a que ofrece potenciales formas de transitar los laberintos que colman nuestras formas de vivir. 2. Promueve la exploración de procesos creativos en los artistas empíricos, porque los temas exigen investigación y la competencia obliga al perfeccionamiento y experimentación técnica.

En el primer aspecto, todo tipo de público se entusiasma porque identifica claves de autoreconocimiento que no dependen de deducciones académicas, sino que son suficientes las vivencias y conocimientos particulares de las personas. Las representaciones relacionadas con la propia cultura estimulan en el espectador empatía hacia la propia identidad, generando un diálogo emocional y reflexivo en personas que han permanecido por fuera del disfrute de los bienes culturales.

En el segundo aspecto, la capacidad de producir arte exige refinamiento en la forma de entender la realidad y especialmente en la manera como se conectan informaciones aleatorias que sobrevienen de la investigación. De aquí, la importancia de su divulgación. La creatividad no académica es impulsada por una pasión que encuentra su lenguaje en el arte y que no está influenciada por teorías estéticas. Al ser una pasión, el arte popular se dirige a lo que más importa: el sentir colombiano.

Además, el proceso creativo debe su capacidad de acción a las diversas situaciones que los artistas deben pasar cuando presentar sus obras en un concurso: 1. Comparación artística, observar las soluciones técnicas de cada una de las obras en relación con la propia; 2. Aceptación del público, observar y escuchar las opiniones de los presentes para identificar concordancias y disparidades con la visión que se tiene sobre las obras y; 3. La apreciación de los especialistas, para detectar las formas de justificar y explicar las obras.

Si bien el Salón de arte popular apela al apoyo de instituciones culturales importantes para alcanzar un impacto nacional, es importante acotar que hay entidades locales y regionales que están reconociendo el valioso potencial en esta labor y han abierto espacios para que los artistas empíricos expongan sus trabajos. Como resultado, el arte popular viene a ocupar espacios que el arte académico había deja de lado, convirtiéndose en un eslabón inquebrantable en la cadena cultural que promueve el sentido de pertenencia y la empatía social hacia nuestro país.

¿Qué beneficios te ha traído tu participación en el Salón de arte popular?

¡Expresa tus experiencias!