lunes, 6 de marzo de 2017

EL PÚBLICO: ENTRE LA OBRA Y EL MUSEO


Por: Elkin Bolaño Vásquez
Coordinador Salón de arte popular

Las diferentes transformaciones, adaptaciones e innovaciones sobrellevadas por el arte a lo largo de la historia de la humanidad, llevaron al espectador a comportamientos y exigencias diferentes para acomodarse a cada momento histórico.  Con las obras maestras del período clásico, en las que se admira el virtuosismo técnico, el observador, caracterizado por sus riquezas y posesiones, contempla y disfruta de un arte mimético que idealiza la realidad. En ese entonces, los pintores y escultores tenían su fuente de financiación en la nobleza y el clero, y sus producciones eran utilizadas como estrategias para reafirmar el poder de esta élite social.

Seguidamente el pintor busca emanciparse de las clases poderosas, para mostrar las rudezas de la vida cotidiana, las cuales llevan cuestionan la ideología política. Tal búsqueda da inicio a la modernidad artística. En la perspectiva modernista el espectador sigue en una conducta contemplativa, pero comienzan a aparecer nuevos significados sobre los valores más anquilosados de la sociedad. No obstante, todo este proceso se apoya, en gran medida, en la aparición de los museos, instituciones ideales para la conservación, la sacralización y garante de la distancia conveniente entre la obra de arte y el observador.

Antes de la institucionalización de los museos, las pinturas y esculturas estaban exhibidas en los palacios, las catedrales, los monasterios y casas de familias adineradas, donde la distancia entre la obra y el espectador estaba demarcada por el mobiliario y por la pertenencia a estos grupos sociales. En cambio, los museos ofrecen otro tipo de distancia, en ellos se funda la idea de acercamiento, de un público más amplio, a los objetos artísticos más relevantes de la historia de la humanidad. En los museos, el arte es estimado como objeto sagrado digno de veneración. En consecuencia, el visitante es contemplativo, alguien que desconoce las circunstancias históricas en que fueron realizadas las obras, convirtiéndose en un espectador transitorio y fugaz.

Sin embargo, con las proclamaciones de las vanguardias artísticas el espectador será otro. La distancia entre la obra y el público es cada vez menor, a tal punto que el espectador se convierte en aliado creativo del artista. La contemplación pasiva transmuta en una acción destacada en el proceso artístico. Con estas nuevas relaciones entre el artista, la obra y el espectador, el espacio expositivo se acomoda y se esmera por ponerse al día con las nuevas circunstancias.

La modernidad fue tanto para el arte, los artistas, los espectadores y los espacios de exhibición, una confluencia de las múltiples facetas de la vida. Una coherencia en la que la obra, diferente del artista, adquiere una autonomía que la transforma en sujeto que puede establecer diálogo con su interlocutor, el espectador.

Otro de los cambios a los que estuvieron expuestos tanto el espectador y el espacio de exhibición, se circunscribe a las propuestas artísticas contemporáneas. El arte, denominado contemporáneo, llevó al extremo las posibilidades de las propuestas artísticas. Ellas que inician una carrera anti-institucional, reclaman espacios alternativos donde la interacción obra-espectador sea necesaria, donde el espectador no se sienta cohibido de analizar, interpretar e intervenir en el resultado de la obra. Estos espacios se acercan más a lo público y el espectador es cada vez más complejo, esto es, personas sin relación con los espacios expositivos actuales y con comportamiento despreocupado, quienes traen formas de participación que no están intermediadas por elaboraciones conceptuales, sino que más bien son espontáneas y efímeras.

Estos espacios no son neutros y cerrados, sino que son abiertos para ampliar el espectro de significaciones que pueda tener la obra, porque ella debe interactuar con el espacio escogido. Por tanto, la intencionalidad de los artistas a través de sus trabajos, de los espectadores en su interacción con ellos, de los espacios como significantes y mediadores, hacen del artista, la obra, el espectador y el espacio expositivo una intrincada relación multi-contextual.

En suma, las relaciones artista-obra-espectador, ofrecían una dinámica relativamente cómoda por su similitud con el sistema comunicativo, es decir, la relación emisor-mensaje-receptor. Pero cuando surge un cuarto aspecto, relacionado con el espacio, llámese ambiental, histórico, cotidiano, público, privado o expositivo, la carga semántica se amplía y las posibilidades de relación cambian. De tal manera, al mismo tiempo de los cambios sustanciales del arte, se han renovado los espectadores y han aparecido nuevos espacios expositivos.

¿EN TU EXPERIENCIA COMO ESPECTADOR, HAS NOTADO LAS RENOVACIONES DEL ARTE?


¡¡COMPARTE ESTE ARTÍCULO CON TUS CONTACTOS!!

martes, 14 de febrero de 2017

EMPÍRICO, POPULAR O AUTODIDACTA



 Por: Elkin Bolaño Vásquez
Coordinador Salón de arte popular

El ser humano se mueve entre dos fuerzas que muchas veces se consideran antagónicas, cuando en realidad son complementarias: 1. La naturaleza, la realidad o el mundo traen consigo una fuerza incuestionable que para comprenderla y dominarla se ha recurrido persistentemente a la imitación. La imitación es un procedimiento técnico, psicológico y cognitivo que es continuo en el desarrollo de la humanidad, en sus formas de adaptación, en sus conductas para desarrollar vínculos afectivos, en sus intentos para generar conocimiento. 2. El espíritu, el alma o la subjetividad comporta todo el enjambre de deseos y pasiones que impulsan al ser humano a la invención y la apropiación.


Lo propio de la voluntad artística es precisamente encausar esas dos fuerzas para establecer una base con la cual se pueda equilibrar la naturaleza con el espíritu. Sin embargo, esta voluntad se inclina a cualquiera de estos dos lados debido a la estructura de valores que prevalezca en cada época. Mientras el pintor clásico se esmera por la representación fidedigna del mundo, el artista moderno insiste en captura la esencia de las apariencias y el contemporáneo indaga en teorías y explicaciones para sacar sus propias conclusiones. Cada estructura de valor enseña al artista a observar, interpretar y justificar de manera única y particular, y las obras que se producen son un reflejo del modo como se ha aprendido a pensar, esto es, se piensa con la contemplación de la naturaleza, con los ojos del alma o con hipótesis y axiomas.
El uso de los términos empírico, popular o autodidacta para identificar la labor de un artista, sobreviene de la necesidad de diferenciación en la manera como se aprende a pensar y la dirección que guía la voluntad artística.

Empírico: es un concepto que se popularizó con la ciencia moderna. Surge de la teoría empirista que afirma que todo conocimiento tiene carácter empírico, es decir, que todo saber se considera verdadero cuando se confirma en los ensayos de prueba y error. Popular: a pesar que esta noción tiene muchas acepciones, existen tres que sobresalen. La que supone un perfil socioeconómico bajo; la que se desprende de los gustos e intereses de la mayoría de la población con un nivel educativo limitado o; aquello que connota popularidad, fama. Autodidacta: es la combinación de dos términos: auto, por sí mismo y didáctica, métodos y técnicas de enseñanza. Entonces, el autodidacta es aquel que se las ingenia para aprender lo que le interesa, por fuera de las instituciones.

Si bien el empírico y el autodidacta tienen similitudes en la medida que ambos dependen de la prueba y el error, el popular está determinado por el sistema de pensamiento que predomina en el ambiente social, lo que lo puede llevar a  hacer apologías de preferencias popularizadas sin que en ellas existan asomos de pensamiento reflexivo o análisis.

Si bien en la voluntad artística que se promueve en el Salón de arte popular caben estos tres conceptos, es pertinente la diferenciación para que los artistas participantes identifiquen su sistema de pensamiento y especialmente sean conscientes de los resultados que pueden obtener.

Si aceptamos que el arte es la representación del espíritu de la naturaleza y del hombre, y que ese espíritu se adapta, trasmite emociones y genera conocimientos, entonces la voluntad artística debe perfeccionar técnicas para comunicar sentimientos e ideas. El arte es un laboratorio que comprueba su verdad con los protocolos de la prueba y el error, pero sobre todo trasciende los ideales popularizados y busca en su introspección una sinceridad inquebrantable. La voluntad artística no se limita a procedimientos mecánicos o formulas, también necesita de la intersubjetividad que es la que otorga el verdadero valor del arte. El contacto con otros artistas, con especialistas y profesionales de la gestión y análisis cultural, con el público, convierte a la intersubjetividad en el valor agregado de la producción artística.

La poética del arte se siente en los pensamientos. Su poesía no se puede racionalizar si no compartimos nuestros sentimientos con otros. Es este el factor social del arte, su intersubjetividad.

El razonamiento artístico empírico busca la compresión y apropiación de su mundo en la comprobación de sus intuiciones más arraigadas. En el pensamiento artístico popular prevalece la aceptación general, lo que es habitual y de fácil reconocimiento. La reflexión artística autodidacta se inquieta con su propia introspección, explora la vitalidad de sus intenciones y ansia el equilibrio del espíritu de su época con su alma. En todo caso, todas estas voluntades artísticas son desarrollos personales admirables, pues en ellas existe una íntima persistencia de rebeldía en la medida que superan los obstáculos propios de la infraestructura cultural.


¿EN QUE MEDIDA PUEDE AYUDAR LA DIFERENCIACIÓN DE LOS TÉRMINOS EMPÍRICO, POPULAR Y AUTODIDACTA PARA COMPRENDER LAS FUNCIONES DEL ARTE POPULAR? 

miércoles, 25 de enero de 2017

EL GRAN ENCUENTRO


Por: Elkin Bolaño Vásquez
Coordinador Salón Arte popular

El pasado mes de diciembre se abrió al público el V Salón BAT de arte popular, Colombia plurietnica y multicultural, el cual es el resultado de los recorridos realizados por las 7 exposiciones regionales de selección que se llevaron acabo entre octubre de 2015 y junio de 2016. Fueron 320 artistas autodidactas los que tuvieron la posibilidad de presentar sus obras y además adquirieron el derecho de ser incluidos en la edición del libro de colección que se publicó para la presente edición.

En esta ocasión el Centro Cultural Gabriel García Márquez, Fondo de Cultura Económica es la institución que abre sus puertas a este magno evento que congrega a los artistas autodidactas, cuyas obras fueron las más sobresalientes del territorio colombiano. Su escogencia se deriva de las votaciones del público, tanto física como virtual, y de las deliberaciones del jurado.

Con la exhibición de 138 obras, entre las que se encuentran videos, óleos, dibujos, fotografías, tallas en maderas, instalaciones y técnicas experimentales y ancestrales como el mopa-mopa y el tamo, se disfruta de una inmensa variedad de propuestas que dan cuenta de la plurietnia y multiculturalidad de nuestro país. Esta diversidad también permitió identificar criterios que permitieran establecer diálogos cruzados entre los diferentes puntos de vista que tomaron los artistas para establecer coherencias entre sus obras y la temática propuesta por el V Salón BAT: Colombia plurietnica y multicultural.

Como resultado se identificaron los siguientes ejes trasversales:

1.Iconos y matices de la afrodescendencia. Se resalta la influencia de la cultura afro en las diferentes esferas que llenan la vida cotidiana del país, desde la música y la danza hasta los personajes que, con sus profesiones y oficios, ampliaron el espectro de acción de sus tradiciones.

2. Cosmovisiones y adaptaciones de las raíces indígenas. Se observa las exigencias a las que se someten las comunidades indígenas, con sus respectivas tradiciones, conocimientos y costumbres, para ser aceptados y obtener los estatus social y cultural similar a los que se difunden en las ciudades, pero que son distantes de sus cosmovisiones ancestrales, lo cual los conlleva a procesos complejos con obstáculos insuperables.

3. Facetas y prestigios de las galas ancestrales. El imaginario colectivo de la idiosincrasia colombiana está lleno de remembranzas, pasiones y rituales que se originan en las fiestas regionales y patronales que engalanan a las ciudades y pueblos de nuestro país. Estas conmemoraciones populares son espacios de encuentro donde las comunidades exaltan sus valores más arraigados y que son compartidos, sin inhibiciones, con propios y extraños.

4. Repertorios y hazañas de la economía popular. Las dinámicas sociales, las peripecias de la vida diaria están atravesadas por adaptaciones económicas que los pueblos generan para proveer un equilibrio básico a las familias. En este sentido la economía informal es la actividad de mayor crecimiento y trae consigo modelos estéticos y comportamentales que avivan la chispa creativa de los colombianos.

5. Relatos y apologías de realidades confrontada. La complejidad que desborda los intereses de las personas y el orden predispuesto por las instituciones gubernamentales se convierten en antagonistas. Sus discrepancias se entretejen en una urdimbre de violencias que traspasan los límites de lo físico para instalarse en los rituales diarios que definen nuestras conductas. Ahora lo sabemos, la violencia no es sólo física, también es simbólica, epistemológica, de genero y otras tantas, las cuales corrompen la psiquis humana.

6. Dilemas y acuerdos de la plaza. El debate sobre las creencias y opiniones de un grupo humano desemboca en la consolidación de una comunidad que se autovalora por la pertenencia a un lugar, a su terruño. De esta manera, un dialogo sano es aquel que se alimenta tanto de la controversia como del acuerdo. El respeto a los credos y a la diversidad es sinónimo de la libertad de pensamiento, eje fundamental del bienestar social.

7. Mestizaje y evolución de nuestra diversidad. La diversidad es un espíritu que surge como una mixtura de todo lo que somos, de lo que pensamos. Es lenguaje, es historia compartida, es riqueza étnica, sabores que marcan y recuerdos conjuntos. En un país como Colombia, donde hay regiones claramente diferenciadas, donde los comportamientos, las jergas, el imaginario colectivo son evidencia de ellas, la diversidad surge como el reconocimiento a la diferencia, como el fortalecimiento al sentido crítico que fungen como los ingredientes esenciales de la paz.


¿QUÉ PIENSA SOBRE ESTE GRAN ENCUENTRO DE ARTE, HISTORIAS, TRADICIONES Y SABIDURÍAS DE NUESTRO PAÍS?



jueves, 27 de octubre de 2016

GUÍA DIDÁCTICA


Por:Elkin Bolaño Vásquez
Coordinador Salón de arte popular

Esta es una propuesta que intenta conectar los saberes de los artistas empíricos con la educación formal que se imparte en nuestro país. Todo proceso artístico tiene un contenido didáctico que puede enriquecer el patrimonio intelectual que se genera en el aula de clase. En este sentido, se escogieron un número importe de obras que pueden servir para abordar algunos temas de interés, además de proponer algunas preguntas e inquietudes que ayudan a conocer las circunstancias históricas, culturales, regionales que hace de Colombia un país único.


Esta también es una iniciativa que busca revalorar la educación artística que experimentan los niños y jóvenes del país. Desde la práctica pedagógica generada a través de las exposiciones de arte popular realizadas a lo largo y ancho del país, se detectan los beneficios que estas obras pueden traer para subsanar la visión limitada que se impone en la correlación existente entre las asignaturas del currículo académico y la educación artística.


Aquí encontrará obras y temáticas que pueden desarrollarse en diferentes campos del saber y que pueden ser usadas por docentes, talleristas y gestores culturales que realicen actividades formales o no-formales del proceso enseñanza-aprendizaje. Para acceder a la guía didáctica Tácticas y roles del arte popular te invito a que hagas clic en el siguiente enlace:

SABERES DEL ARTE POPULAR


Por: Elkin Bolaño Vásquez
Coordinador Salón de arte popular


El análisis de la Colección BAT de arte popular es una tarea importante para llevar a cabo diagnósticos sobre la experiencia que se ha acumulado en torno al Salón de arte popular. El ensayo Saberes del arte popular ofrece una revisión de los antecedentes que dan origen a este certamen en Colombia, cuales son las falencias que se buscan superar y las virtudes que se deben fortalecer. También, propone algunas ideas transversales que explican la conexión existente entre los artistas autodidactas, las influencias culturales y sociales, el proceso artístico que se genera fuera de la academia y la amplia aceptación que tiene el arte popular entre las instituciones culturales del país y en los diversos públicos que no están familiarizados con las exposiciones de arte.

Otro elemento que se aborda, es el acercamiento entre la capacidad estética, que es innata a todas las personas, y las obras promovidas por la Fundación BAT a lo largo de 12 años de existencia de este concurso. Además, se observa algunas de las temáticas más recurrentes entre los artistas y cómo han evolucionado y adaptado sus saberes, sean estos tanto en el ámbito técnico como en el aspecto intelectual.

Desde la religiosidad popular marcadamente católica, hasta las devociones espirituales que no dependen de religiones determinadas. Estas adaptaciones y renovaciones, coinciden con las exigencias y el cambio de significado que traen consigo las dinámicas sociales. También se observa que las tradiciones no se congelan en el tiempo, sino que insistentemente buscan rejuvenecerse. En este sentido, el artista autodidacta es presentado como un individuo que tiene la habilidad de detectar las variaciones que son inadvertidas para otros miembros de la comunidad, aspecto primordial que explicar las funciones que puede desarrollar el arte popular al interior de la sociedad.

Si te interesa la evolución del arte popular en Colombia, te invito a que hagas clic en el siguiente enlace: 

http://www.fundacionbat.com.co/file/Documento/1318saberes_del_arte_popular.pdf

martes, 30 de agosto de 2016

LAS AVENTURAS DEL ARTE POPULAR


Por: Elkin Bolaño Vásquez
Coordinador Salón de arte popular

Las propuestas artísticas divulgadas por el Salón de arte popular se han transformado en herramientas que ayuda a enaltecer los imaginarios colectivos que caracterizan las numerosas culturas, etnias y regiones que componen la diversidad de nuestro país. Además, la acogida positiva que ha mostrado el público en torno a las actividades desarrolladas en las plataformas virtuales, genera dinámicas de democratización y ampliación de diálogos como preámbulo hacía la empatía y la cohesión social.  Debido a esta tendencia, el arte popular proporciona una clave de lectura para descubrir coherencias e influencias entre nuestras formas de vivir y pensar, y los valores y virtudes propios de la identidad colombiana. 

La Fundación BAT entiende que conquistar nuevos espacios para la divulgación e influencia del arte popular colombiano, no se circunscribe exclusivamente a los espacios físicos delimitados por los museos y centros culturales, sino que su proyección se incrementa exponencialmente gracias a la eficiencia y utilización de redes sociales digitales. El espectro de relaciones que cultiva las plataformas virtuales entre los artistas, las obras, los gestores e instituciones culturales y los espectadores, ha hilvanado una red de apoyos que consolida el arte popular como un engranaje fundamental en la circulación del capital cultural colombiano.

Si bien los primeros beneficiados del trabajo adelantado en el Salón de arte popular son los artistas empíricos, por el talento demostrado en sus obras, también tiene el mismo nivel de importancia el aumento y la participación del público. De esta manera, las actividades realizadas en el marco de las exposiciones, tales como los conversatorios, los talleres artísticos, la edición de libros, la producción y emisión de videoclips y el desarrollo de contenidos digitales, funcionan como una herramienta que incrementa los conocimientos para la apreciación del arte.

En la búsqueda de retroalimentación entre los programas didácticos, las obras de los artistas autodidactas y la participación del público, se encuentran puntos de convergencia que privilegian el diálogo entre los saberes que apoyan las visiones de las instituciones, de los creadores y de los espectadores. Esta articulación es la aventura en la que se deben embarca todas las propuestas didácticas que ofrecen servicios de intermediación entre las obras de arte y el público. La intermediación, depende de la implementación de un lenguaje que sea común a todos. Lenguaje que tenga la habilidad de usar los relatos de la cotidianidad, los recursos de la metáfora, el impulso de los sentimientos y el impacto de los medios masivos de comunicación.

Todo este proceso beneficia profundamente el intercambio de ideas, inquietudes, esperanzas o intenciones, las cuales son la base del desarrollo integral de la sociedad. La comunicación entre las personas requiere de un esquema común de interpretaciones, significados y ademanes que direccionen las narraciones hacia puntos focales que reduzcan los malos entendidos. Con todo, el movimiento del arte popular se aventura al diálogo, a la inclusión de saberes disimiles, a la comprensión de las dudas, a la exploración de ficciones, porque cada uno de estas son elementos que dinamizan el conocimiento y aportan renovaciones al pensamiento popular.

Estimado lector(a), teniendo en cuenta lo anterior, es importante para nosotros que responda las siguientes preguntas. Si entre las opciones no hay ninguna que se ajuste, usted puede escribir sus sugerencias.

1. Qué lo estimula a visitar una exposición:
a.        LA REPUTACIÓN DEL ARTISTA.
b.       EL TEMA DE LA EXPOSICIÓN.
c.        LA INSTITUCIÓN QUE LA ORGANIZA.
d.       LA PROCEDENCIA DE LAS OBRAS (nacional o internacional).
e.       LA PUBLICIDAD DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

2. Considera que la creatividad artística se mide por:
a.        EL VIRTUOSISMO TÉCNICO.
b.       LA TEMÁTICA DESARROLLADA.
c.        LA INVESTIGACIÓN.
d.       LA POPULARIDAD DEL AUTOR.
e.       EL VALOR COMERCIAL.
f.         LA UNION DE TODAS LAS ANTERIORES.

3. Cuál de estos movimientos artísticos le gusta más:
a.        IMPRESIONISMO.
b.       CUBISMO.
c.        SURREALISMO.
d.       LAND ART.
e.       POP ART.
f.         FLUXUS.

4. Considera que el arte contemporáneo
a.        ES SÓLO PARA ESPECIALISTAS.
b.       NO SE INTERESA POR LA REALIDAD SOCIAL.
c.        ES CONFUSO Y PRETENCIOSO.
d.       NECESITA DE EXPLICACIONES PARA SU COMPRENSIÓN.
e.       ES EL RESULTADO INEVITABLE DE LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO.
f.         ES UNA MEZCLA ENTRE ESPECTÁCULO Y ERUDICCIÓN.

5. Cuándo lee artículos sobre arte prefiere aquellos que:
a.        SE REFIEREN A ARTISTAS CONSAGRADOS.
b.       ANALIZAN OBRAS QUE ILUSTRAN PROBLEMÁTICAS SOCIALES.
c.        SE ENFOCAN EN MOVIMIENTOS O PERÍODOS HISTÓRICOS.
d.       DESCRIBEN LAS CIRCUNSTANCIAS SOCIALES DE LAS OBRAS.
e.       USAN LAS TEORÍAS MÁS RECIENTES PARA EXPLICAR EL ARTE.
f.         PRESENTAN LAS NOVEDADES DE LAS FERIAS INTERNACIONALES DE ARTE.

viernes, 29 de julio de 2016

C2. FUNCIONES DEL ARTE POPULAR


Por: Elkin Bolaño Vásquez
Coordinador Salón de arte popular

Existen tres formas de observar las limitaciones y fortalezas del Salón de arte popular:

1. Personal: cuando los artistas, al presentarse a un concurso de arte, asumen que sus reveses son ataques personales, en vez de tomarlos como invitaciones a mejorar el resultado de sus trabajos. Independientemente de comentarios desalentadores, es importante entender que en el universo del arte las desilusiones son lecciones confusas que crean dudas, temores y angustias, pero que a su vez son exámenes que definen el alcance de la pasión que siente cada quien hacia su arte. En estas competencias, las desilusiones no se desvanecen culpando las deliberaciones de los organizadores, ellas necesitan liberarse de la carga emocional para clarificar ideas, perfeccionar procedimientos y enfocar las expectativas artísticas con otro tipo de obra.

La mayoría de los participantes del Salón de arte popular reconocen que este certamen cambió su percepción del mundo del arte, influenció la forma como aplican la autocrítica y generó nuevos esquemas de pensamiento con cambios sustanciales en sus vidas. Además, este Salón surge en un momento coyuntural que está definido por los avances tecnológicos, científicos, económicos y globales dando oportunidades a los artistas a que lo comparen con dinámicas artísticas que acontecen en otras partes del mundo.

2. Institucional: cuando se busca equilibrio entre la infraestructura cultural, la creatividad y el impacto social. Si bien la misión del Salón de arte popular es abrir espacios para divulgar las obras de los artistas empíricos, debemos recordar que ello necesita de una logística mínima adecuada. Generalmente limitamos la infraestructura cultural a la existencia y funcionamiento de museos, bibliotecas, teatros, centro culturales y similares, como la responsable directa de la difusión de las expresiones artísticas. Sin embargo, descuidamos la trascendencia del sistema educativo en la trasmisión de reconocimientos sobre la importancia del arte para la sociedad. Tal es la deficiencia, que una asignatura como lenguaje, con un espacio tan preponderante en el currículo académico, tiene una precaria experimentación literaria, los formalismos y definiciones eliminan cualquier didáctica que invite a la exploración creativa de los niños y adolescentes.

Esta situación es más vulnerable en la educación artística. En la medida que se considera un relleno del pensum escolar, se reduce sustancialmente la injerencia que el arte puede tener en el desarrollo psicológico, intelectual e interpersonal de todo individuo, debilitando virtudes sociales como la sana convivencia, la solidaridad y el respeto a la diferencia. En ese sentido, el movimiento del arte popular, con su amplia divulgación a nuevos públicos, aporta elementos que ayudan a articular las complejas facetas de la vida con la necesidad de buscar nuevos puntos de vista a costumbres que generan fragmentaciones en la comunidad. Todo esto bajo la consigna que busca despertar de la consciencia estética dormida en aquellas personas con escasas oportunidades para disfrutar de las bondades del arte.

3. Social: cuando el público identifica que sus conocimientos también son valores estéticos importantes para la interpretación del arte. Este descubrimiento es trascendental porque aumenta la autoestima de las personas y reduce sustancialmente el rechazo que los grupos sociales populares tienen hacia las instituciones culturales, cambiando la visión elitista que se tienes de ellas. Además, y como consecuencia de la época actual, las personas que componen los nuevos públicos ya no pueden ser tratados como analfabetas, porque cada vez están más cercanos a mayores flujos de información lo que obliga a los espectadores a incorporar nuevos elementos para la comprensión de sus propias realidades.

Sin la participación activa de la sociedad, ni las exigencias y disciplinas que demanda la voluntad creativa de los artistas, los esfuerzos, programas y proyecciones didácticas de las instituciones culturales no tienen importancia. Por ello, es menester de todos los actores del mundo del arte, acercar cada vez más los intereses, esperanzas, desilusiones y conocimientos, para descubrir respuestas innovadoras que redunden en beneficios compartidos para estos tres estamentos.

En conclusión, estos tres agentes del mundo arte están en búsquedas permanentes para dar solución a intrincados procesos como la creatividad, el equilibrio social y la incorporación de nuevos derroteros en la forma de enfrentar la realidad. El artista depura sus ideas y perfila sus expectativas en la realización de una obra de arte. El promotor cultural se empeña en enriquecer la consciencia estética, como eslabón fundamental de la voluntad solidaria. El público descubre nuevos significados que nutren la personalidad, el intelecto y la empatía social. En suma, tres virtudes que se compaginan armónicamente en las dinámicas generadas por el movimiento del arte popular colombiano.

¿Sientes que tus intereses coinciden en alguno de estos tres agentes?

¡Cuéntanos como te relacionas con ellos!